Gallery

Culture

Featured

Culture

Breaking News

Column Left

Beauty

Column Right

Beauty

Videos

Comments

Featured

Fashion

Recent Post

Like Us



Popular Posts

LA AUTOCRÍTICA DESPUÉS DE LA BATALLA

 


Una de las cosas que más pueden molestarnos en nuestras vidas es darnos
cuenta de que nos hemos equivocado,aunque también es un espejismo  ser muy  severo con nuestra propias decisiones a toro pasado. 

Errar nos provoca frustración porque nos han educado para ser algo que no somos , perfectos. Ya lo decía el sabio :

Tanto si  el  triunfo, como en la derrota  se cruzan en tú camino, trátalos de igual manera, porque ambos son impostores.


Esa frustración es lo que nos hace pensar  dónde nos hemos equivocado , si somos autocríticos con equilibro podemos sacar grandes conclusiones y aprender de nuestros errores, pero el equilibrio es frágil  además de esquivo y lo usual es que  cada vez que alguien te dice que no lo estás haciendo correctamente, busquemos echarle la culpa a otros en lugar de preguntarnos si estamos en la senda correcta del camino.

Los chinos en sus sabias leyendas milenarias lo definen así :

“En los principios de las leyendas está resumido el final del protagonista”
Los principios encausan nuestro destino sin darnos cuenta del precio que deberemos pagar por  nuestras acciones en el futuro .

¿Qué he hecho mal? 
¿Qué parte de culpa es mía?
¿Confundimos nuestros intereses personales con los intereses  colectivos?
¿Ser complaciente con nosotros mismos ayuda?

La nula capacidad de distinguir nuestros propios defectos nos aniquila ante nuestros rivales, nos debilita silenciosamente desde dentro, como un mueble picado por las termitas .

El desmoronamiento siempre es desde dentro, el exterior es la excusa de todos los males para justificar nuestra mala fortuna.

La capacidad de autoevaluarse y de ser sincero es dolorosa , transformamos nuestra realidad para seguir en la supervivencia mirando  a otro lado esperando que amaine la tormenta con la esperanza de una segunda oportunidad.


La estúpida creencia de la superioridad es olvidar el lugar que ocupas en tu entorno , la complacencia  y condescendencia de “ todo va bien “ serán la raíz del futuro fracaso , todo se transforma irremediablemente entre el orden y el caos  al que estamos sometidos por la esquiva realidad, transformando nuestras victorias en agrias derrotas.


Sin autocrítica no hay maduración posible, el estancamiento aparecerá , los errores se aplaudirán como aciertos  y  el tiempo jugara en nuestra contra para poder tapar las vías de agua de nuestro barco corroído por la herrumbre. 
 
Cuando nada de lo que sucede a nuestro alrededor parece depender de nuestra voluntad aparecerá la impotencia del devenir de los hechos y seremos meros espectadores de nuestra propia obra, tan solo nos quedara quejarnos y esperar que sea otro el que venga a solucionar el desaguisado y contarnos las verdades del barquero, las cuales vendrán siempre fuera de tu entorno de palmeros que siempre dirán :


"Que se hizo lo que se pudo" "Que unas veces se gana y otras se pierde " "Que hacerlo mejor era imposible".
¿Realmente queremos oír las verdades del barquero ?

La mitología griega nos refleja la dificultad de salir del laberinto de nuestra propias pasiones y sueños .

Dédalo advirtió a Ícaro que no volase demasiado alto porque el calor del sol derretiría la cera de sus alas , ni demasiado bajo porque la espuma del mar mojaría las alas y no podría volar.



Ícaro al final  calló por volar demasiado cerca del sol y sus alas se derritieron  imponiéndose la realidad  dolorosa de la condición humana. Solo quise volar. 



! TE GUSTA. SUSCRIBETE, ES GRATIS !
YA SABES EL SABER NO OCUPA LUGAR. .